¿Es seguro correr mientras estás embarazada?

Correr durante el embarazo es una forma de aprovechar los múltiples beneficios para la salud del ejercicio; mismos beneficios que el ejercicio siempre ha tenido y mejoran el humor y aumentan la energía. El ejercicio durante el embarazo también puede ayudarte a lidiar con el parto, reducir la hinchazón  y regular tu ciclo del sueño.

Esa es la razón por la que la American Pregnancy Association (APA) fomenta el ejercicio regular durante un embarazo normal (20-30 minutos de ejercicio moderado, por lo menos 3 o 4 días a la semana). Ya que es una forma de ejercicio de alto impacto, correr durante el embarazo podría parecer como una actividad riesgosa.

Sin embargo, correr mientras estás embarazada puede ser una forma maravillosa para estar activa. Aquí hay unas cuantas cosas que debes considerar para estar segura de que correr durante el embarazo es algo seguro para ti.

Complicaciones potenciales del ejercicio y de correr durante el embarazo

Si alguna vez has sido diagnosticada con preeclampsia o con otra complicación en tu embarazo, tu doctor podría aconsejarte no correr (o cualquier actividad física intensa) por la seguridad de tu bebé y la tuya. Asegúrate de tener luz verde por parte de tu doctor antes de realizar cualquier régimen de ejercicio.

Si obtienes luz verde para correr mientras estás embarazada, querrás tomarlo con calma durante tu primer trimestre. Las náuseas y la fatiga podrían hacer del correr algo difícil o nada placentero.

Más importante, querrás ser extra cuidadosa de no sobrecalentarte durante tu primer trimestre. Runner’s World sugiere que corras en interiores en días húmedos o calurosos del verano, ya que las temperaturas corporales arriba de los 38° han sido asociadas con defectos del tubo neural, como espina bífida (de ahí las advertencias sobre el uso de los jacuzzis y saunas durante el embarazo).

Acepta el cambio

Mientras estás embarazada, tu cuerpo producirá relaxina, una hormona conocida por relajar tus ligamentos pélvicos para que este pueda estar más abierto durante el parto. Ya que la relaxina afecta ligamentos en tus articulaciones de la cadera, podrías encontrar que estás más dolorida de lo normal cuando corres (y menos estable).

Ten en cuenta que tu centro de gravedad cambia conforme el embarazo progresa y que esto va a afectar tu sentido del equilibrio y cómo se siente correr.  Ten cuidado con las superficies disparejas que podrían hacerte tropezar y dar como resultado un esguince de tobillo u otras lesiones en la parte inferior del cuerpo.

Conforme tu embarazo progresa, podrías darte cuenta de que necesitas orinar con más frecuencia.  Si eres una persona que corre en exteriores, puede que quieras ajustar tu ruta para que aumentes tus probabilidades de tener sanitarios disponibles durante el trayecto.

¿Qué pasa si me caigo?

Mientras está en el útero, tu bebé está bien protegido del impacto del ejercicio y de caídas menores. “[La] investigación consistentemente muestra que los beneficios para la salud de ejercitarse mientras se está embarazada superan los riesgos de caerse, siempre y cuando el ejercicio sea realizado de manera segura”, escribió Daniell Symons Down, profesora adjunta de kinesiología y obstetricia y ginecología, en el sitio web de Penn State. Opta por una caminadora o una pista de atletismo si te preocupa caerte.

Tómalo con calma

Sin importar si eres una corredora experimentada o una casual, tranquilízate y permítete reducir la intensidad y frecuencia de tus carreras. Ya que todo el mundo tiene distintas limitaciones físicas, no hay guías universales para saber cuál es la cantidad apropiada para correr mientras estás embarazada.

La profesora Kari Bo, autora principal de un análisis publicado en el British Journal of Sports Medicine, dijo a BBC que el mejor consejo que puede seguir una atleta embarazada es escuchar a su cuerpo. Conforme en el embarazo progresa y el correr se vuelve físicamente más incómodo, la mayoría de las mujeres naturalmente disminuyen la intensidad y frecuencia de su horario de entrenamiento.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *