Esta chica fue capaz de deshacerse de 85 kg de peso. Pero,mira que sucedio despues

Cada vez son más las personas que se enrolan en el camino hacia una vida más saludable, ya sea mediante dietas o entrenamiento físico. Y es que para nadie es un secreto que la obesidad puede ser muy riesgosa para la salud, más allá del punto de vista estético. Pero… ¿Qué sucede cuando se ha alcanzado la meta de deshacerse de esas libritas de más? ¿Resuelto el problema, fin de la historia? Pues, no… Y nuestra protagonista de hoy bien que lo sabe.

Kayla Butcher es una joven canadiense, de 24 años de edad. La chica puso todo su empeño en bajar de peso, y no descansó hasta haber perdido 85 kg. Pero, entonces surgió otro problema: Al deshacerse del exceso de peso, su cuerpo quedó cubierto por una enorme cantidad de piel colgante, a la que Kayla misma llama: su «delantal». Sin embargo, en vez de acomplejarse por ello, la chica decidió compartir su experiencia con el mundo entero.

Todo comenzó cuando Kayla era una niña… Ella vivía en una familia, que premiaba a los niños con cualquier alimento, en cantidades ilimitadas. A pesar de que, desde su infancia, la chica se dedicaba a los deportes, los malos hábitos alimenticios hicieron mella en su mente y su figura.

A los 14 años, Kayla fue diagnosticada con depresión. La niña sólo encontraba alegría al engullir una gran cantidad de comida. A los 16 años, la chica se mudó a otra ciudad para estudiar, y allí se anotó otros 65 kilogramos. Debido a esto, ella perdió la perspectiva, y dejó de estudiar en absoluto, al punto de ser expulsada de su beca estatal…

Todos estos golpes despertaron en ella la necesidad de cambiar. Por eso, decidió participar en un programa gubernamental, que ayuda a las personas que sufren de obesidad. Ella tenía que demostrarse a sí misma, y a los dietistas, trabajadores sociales y médicos, que estaba lista para cambiar.

Kayla comenzó una rutina especial de nutrición, empezó a practicar deportes. Tiempo después, la chica se sometió a una cirugía de bypass gástrico, solventada por el estado, que la ayudó en la lucha contra el exceso de peso.

Sin embargo, si bien el programa gubernamental la ayudó a perder 85 kg, este no cubría el costo de la cirugía plástica, tan necesaria para deshacerse de los pliegues de piel floja. ¡Para ello, la chica necesita alrededor de 20.000 dólares!

 

A la sazón, Kayla decidió crear una página en un sitio web especial, donde las personas, que se sientan inspiradas por su historia, pueden hacer pequeñas contribuciones.En un lapso de 4 meses, la chica ya ha podido recolectar alrededor de un tercio de la cantidad requerida.

A pesar de toda la adversidad, nuestra protagonista está de muy buen humor. ¡Ella trata de vivir al máximo, y espera que algún día su sueño se haga realidad!

Ojalá lo logre pronto. Por supuesto, ella misma es la culpable de su condición, pero, lo importante es que supo reconocer sus errores, e hizo algo para enmendarlos…

Si su historia te ha inspirado, compártela en tus redes sociales. Tal vez, a alguno de tus amigos le venga bien un empujoncito como este…

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *