VIDEO: Bebé dejó de respirar por este error que todas las madres cometen… Comparte para que no se repita

Lo que le sucedió a esta joven es algo que le podría ocurrir a cualquiera. No cabe duda de que los bebés son seres demasiado frágiles y necesitan de nuestro cuidado y atención constante, pues incluso cosas que podrían parecer diminutas e insignificantes, para ellos podrían ser la diferencia entre la vida y la muerte. Hoy queremos compartirte este sorprendente y espeluznante caso, para que estés más alerta si es que tienes a un bebé a tu cuidado y puedas así evitar una tragedia.

Esto le sucedió a Pamela Rauseo y a su sobrino Sebastián, y es, sin lugar a dudas, una de las historias más impactantes que han podido quedar documentadas en la actualidad.

Pamela, como de costumbre, se quedó al cuidado de su sobrino de cinco meses de edad mientras esperaba a que su madre pasara a recogerlo. Después de haber estado toda la mañana paseando y de que el bebé comenzara a llorar imparablemente a causa del resfriado que presentaba, la joven decidió regresar a la casa, por lo que se subió a su automóvil, acomodó al menor en su sillita y tomó la autopista de Miami Dolphin. A los pocos minutos la joven notó que Sebastián se encontraba muy callado, pero al pensar que tan sólo se trataba de que el niño estaba cansado, decidió no darle importancia y siguió su camino, sin imaginarse que estaba a punto de vivir un verdadero infierno.

Cuando repentinamente miró por el retrovisor, la chica quedó paralizada al ver el color del bebé, pues este, misteriosamente, había dejado de respirar.

Inmediatamente la joven se orilló, llamó a la ambulancia y tomó al pequeño entre sus brazos intentando hacerlo reaccionar al darle respiración de boca a boca. Al presenciar el impactante espectáculo, la gente comenzó a acercarse tratando de ayudar. Afortunadamente, había una ambulancia no muy lejos de ahí, por lo que los paramédicos llegaron de inmediato apenas recibieron el llamado, dándole entonces respiración cardiopulmonar al pequeño, lo que hizo que el niño poco a poco comenzara a respirar.

Por fortuna la vida de Sebastián fue salvada, pero cuando el bebé fue revisado por los médicos, estos se percataron de que la casi tragedia había sido producto de una severa congestión nasal que había tapado sus vías respiratorias. Es decir, que la mucosidad que no había sido limpiada correctamente de su naricita estuvo a punto de arrancarle la vida al pequeño Sebastián.

Por ello, evita poner en riesgo la salud de tus pequeños, y aunque lo que tengan parezca no ser más que una pequeña flema o resfriado, no olvides consultar al pediatra y siempre seguir las indicaciones médicas. Así tu pequeño estará protegido y podrá crecer saludable.

compartelo para que no se repita

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *